¡Vendetta!

Blanca Portillo vuelve a la gran pantalla pero por la puerta pequeña. Secuestro, la película que protagoniza, deja patente que el cine español no puede copiar al americano porque el resultado puede ser desastroso. Este filme, dirigido por la productora Mar Targarona, se trata de un thriller policiaco que cuenta la desesperación de Patricia (Blanca Portillo), una abogada que ve como su hijo Víctor (Marc Domenech) desaparece y vuelve en cuestión de horas. Temerosa por la seguridad de su niño tras la puesta en libertad del principal sospechoso, se tomará la justicia por su mano. Esta tópica trama está escrita por Oriol Paulo, guionista de las aclamadas cintas Los ojos de Julia o El cuerpo, la cual también dirigió. Pero conSecuestro, Paulo parece haber olvidado los ingredientes del cine de suspense que tanto paladea, y crea un nuevo género: el cine de confusión. El guion está plagado de tantos giros turbulentos que provoca en el espectador un desorden argumental que únicamente será capaz de vislumbrar con su final. Lo único destacable de este libreto tan caótico es que se tocan temas como la desigualdad social entre pobres y ricos, los perjuicios, la corrupción política o el acoso escolar. Sin embargo, esto no ayuda a que la película sea gresca y pesada.

Es cierto que para ser una producción española, el diseño de producción es bastante potente. Los giros de cámara al más puro estilo estadounidense, la banda sonora inquietante y la iluminación penetrante no faltan para crear el clima de tensión que la película requiere, pero su historia no funciona. Por tanto, da igual la maquinaria empleada porque al final el producto será mediocre.

En general, el reparto funciona. Blanca Portillo, que no volvía al cine desde La chispa de la vida (Álex de la Iglesia, 2011), interpreta a la madre sufrida que hará de todo por salvaguardar la vida de su hijo. Un papel al que estamos poco acostumbrado a verla y que parece estar más en la línea de Belén Rueda, pero Portillo lo defiende perfectamente. Antonio Dechent y Vicente Romero se meten en la piel de los tozudos detectives Requena y Carreño. El papel de Romero recuerda mucho por no decir el mismo al interpretado en la serie Bajo Sospecha. Por su parte, la actriz de La que se avecina, Macarena Gómez, pone toda la carne en el asador para ser la trágica Raquel. Sin embargo, el que más demuestra la situación de desgracia es su marido en la ficción Andrés Herrera. También, aparece José Coronado aunque su interpretación es fría y poca preparada. Al contario que la del pequeño Marc Domenech, que derrocha ternura y melancolía en cada escena que aparece.

Secuestro es más propia de la televisión que de la gran pantalla. Perfectamente podría pasar por un telefilme de una tarde de domingo. Le falta más agarre en la dirección y un poco más de credibilidad en el guion.

Nota: 4/10

Publicado en Diario Málaga Digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s