Venezia 79: ‘En los márgenes’

Póster de la película.

El actor Juan Diego Botto ha dirigido su primera película, ‘En los márgenes’, una cinta que se ha presentando en primicia en la sección Orizzonti del 79 Festival de Cine de Venecia, la Biennale. Además, la película también se verá en unos días en el Festival de Cine de San Sebastián en la sección Perlak, y, finalmente, tendrá su estreno en cines el próximo 7 de octubre, de mano de la distribuidora Vertice Cine.

‘En los márgenes’ es una drama fundamentalmente sobre personas en riesgo de exclusión social. En concreto, gira en torno a tres personajes interpretados por Penélope Cruz, Luis Tosar y Adelfa Calvo, y cómo en sus últimas 24 horas, conceptos como la supervivencia y la solidaridad cobran una especial importancia. Todo ello bajo el primas de la España actual, la de un país ahogado por la inflación, por las consecuencias económicas y sociales que dejó la crisis de 2008, la reciente pandemia del coronavirus, o incluso, la guerra de Ucrania, con el abusivo incremento de los precios del petróleo, el gas natural y la electricidad. La cinta de Botto habla de una realidad, la de esa España que a veces nos quieren ocultar, pero que sufre cientos de desahucios diarios.

La historia surgió en una conversación con Penélope Cruz, amiga y productora de la película, que tras ver la obra de teatro ‘Un trozo invisible de este mundo’ escrita por el propio Juan Diego Botto, le propuso adaptarla a la gran pantalla. Y tras unos años en producción, finalmente junto a la periodista y escritora Olga Rodríguez, que conocía la situación de muchas personas en riesgo de exclusión social, construyeron ‘En los márgenes’.

Principalmente, la película se sustenta en sus tres personajes principales. Azucena (Penélope Cruz), una mujer, madre, luchadora, frágil y valiente. Un papel en el que Cruz destaca una vez más su fuerza interpretativa en el drama, y que veremos su máximo esplendor en una de las escenas que tiene junto a Juan Diego Botto, también actor en la cinta. Además, en sus miradas refleja muy bien lo que la película nos quiere contar, la desesperación de muchas madres por salir adelante. Seguro que esta actuación le vale otra nominación al Goya. Le acompaña Luis Tosar, que por primera vez ejerce de ‘buenazo’ en una película, con un personaje solidario y audaz, Rafael. Un abogado que no le va a importar dejarse la piel con el fin de ayudar a los demás. Finalmente, este triángulo interpretativo protagonista, lo cierra Adelfa Calvo, sin duda, brillante, sublime, soberbia, como Teodora. No le hace falta las palabras de guion para expresar el sinvivir de su personaje. Y, completan el reparto, Nur Levi (por cierto, que le den más papeles en el cine, por favor), Aixa Villagrán, Christian Checa y Font García.

Con seguridad, Botto dirige una de las películas españolas del año. ‘En los márgenes’ no solo es un drama sobre los desahucios, sino una carta abierta para remover conciencias. Una cinta que puede parecer sencilla, pero es bastante lúcida. No le hace falta adornos para contar la cruda realidad que se muestra. Botto apuesta por una cine moral, real, el que sucede de verdad fuera de la gran pantalla y para ser su primer debut tras las cámaras, el resultado final es bastante notable.

Nota: 8/10.

25 Festival Málaga: ‘Las niñas de cristal’

‘Las niñas de cristal’ es de lo mejor hasta el momento de Jota Linares. Pulso en la dirección, con una historia agridulce, que rema entre la amistad y la soledad. A nivel interpretativo, destaca el careo entre Mona Martínez (soberbia en la película) y Ana Wagener.

Nota: 7/10.

Estreno: ‘El buen patrón’

‘El buen patrón’ es una comedia ácida que disecciona el tejido empresarial español a través de la mirada de un jefe que vela por el «bien» de sus trabajadores. Bajo un guion de humor negro e interpretada por un colosal Javier Bardem, bravo Aranoa, es una película brillante.

Ah y mención especial para Almudena Amor (asegurado Goya actriz revelación) y Celso Bugallo, que sigue en plena forma.

Nota: 8/10.

‘Madres paralelas’: Nuevas generaciones mirando al pasado

Se han rodado muchas películas sobre el franquismo, pero muy pocas sobre la memoria histórica. Una lucha silenciada en la que no solo vale olvidar y perdonar para avanzar, porque el silencio no deja sanar las heridas del pasado.

Pedro Almodóvar traza en su última película, #MadresParalelas, una realidad. La de una España que pide no olvidar, sino recordar que hay hijos, nietos, biznietos… que necesitan recuperar los restos de sus familiares, olvidados en fosas comunes que no se quieren abrir. Almodóvar nos habla de una parte de España que necesita justicia para progresar al futuro. De una nueva generación que debe mirar al pasado para avanzar.

Sin duda, es la película más emotiva y reflexiva de Almodóvar. Cada plano y escena del metraje está concebida para que el guion se desarrolle en su plenitud. En ‘Madres paralelas’ no solo hay mirada al pasado, sino también al presente y al futuro. Y entre este camino, la película se centra en dos mujeres, dos madres solteras totalmente paralelas. Por un lado, tenemos a Janis, interpretada por una Penélope Cruz desgarrada en su papel. Juega a ser la madre madura, la amante responsable o la novia perfecta, pero hay una cierta siempre intranquilidad en sí misma, que Cruz lo manifiesta con un increíble juego de miradas. De ahí, su brillante actuación, una de las más auténticas de su carrera. Y por otro lado, está Ana, una madre joven, inocente, insegura, imperfecta, interpretada brillantemente por Milena Smit. Y a través de las vidas cruzadas de estas dos madres paralelas, Almodóvar, manteniendo su espíritu transgresor, nos hace ver y entender la historia de nuestro país.

‘Madres Paralelas’ es un melodrama en mayúsculas, en la que Almodóvar saca a relucir su marca personal (Madrid, la presencia del rojo, simetrías, mujeres de pueblo, la magistral banda sonora de Alberto Iglesias…) para hacer lo que mejor sabe hacer: encontrar una equilibrada relación entre ficción y realidad.

Nota: 9/10.