23 Festival Málaga: ‘Black beach’

Del romanticismo puro como fue ‘Amar’ al thriller de acción como es ‘Black beach’, el segundo largometraje de Esteban Crespo, que se presenta en la Sección Oficial del 23 Festival de Málaga con una producción de más de 7 millones euros. Con Raúl Arévalo, Candela Peña, Melina Matthews y Paulina García en el reparto, la nueva película de Crespo ahonda en la corrupción política internacional con la historia de Carlos (Raúl Arévalo) un alto ejecutivo que recibe el encargo de mediar en el secuestro del ingeniero de una petrolera americana que está en África. Sin embargo, no es la primera vez de Carlos en el continente africano, tendrá que lidiar con asuntos personales y profesionales de cuando fue hace unos años cooperante en Ghana.

Esteban Crespo cambia de registro y ofrece una película de acción con ritmo dinámico pero ejecutada de manera confusa. En su guion hay algunas lagunas por resolver y le faltan ganchos para terminar de ser atractiva. Aunque está animada por el impecable diseño de producción, la música y la interpretación de su protagonista, Raúl Arevalo como el Steven Seagal del cine español. Aún así, es una película que no termina de convencer. Quizás hace falta más desarrollo de sus personajes principales y menos acción.

‘Black beach’ se estrenará el próximo 25 de septiembre en cines y a principios de año del 2021 en Netflix.

Nota: 5.5/10

Amar: La edad de la inocencia

El primer amor suele marcar. A Laura (María Pedraza) y Carlos (Pol Monen), de 17 y 18 años, el querer intenso no les falta, se aman como si cada día fuera el último, pero la pasión que tienen el uno por el otro se irá desgastando cuando las mentiras, las inseguridades o los celos aparezcan en su relación. Amar es el título de esta historia de amor adolescente, presentada en la sección oficial del Festival de Málaga, y que filma Esteban Crespo, que se estrena por primera vez en el largometraje tras un extenso recorrido en los cortos (fue nominado a los Oscar por Aquel no era yo en 2014). La cinta, que surge quince años después tras una actualización del cortometraje estrenado en 2005, busca «recordar en el espectador ciertas sensaciones de recuerdo del primer amor» según su director. Además, el deseo sexual cobra una importancia significativa para describir ese frenesí de ambos, que acabará en una obsesión asfixiante de querer y ser querido.

amar
Fotograma inolvidable de la película.

Decía su protagonista, Pol Monen que «los primeros amores no suelen salir bien». Es una buena frase para resumir esta película que levanta pasiones y despierta sentimientos escondidos, porque todos hemos amado alguna vez y sabemos lo mal que se puede pasar. Sin embargo, en la primera parte del metraje, la relación de estos jóvenes parece indestructible,pero a medida que se desarrolla el factor de la inexperiencia unido a la influencia familiar y de los amigos el amor eterno que ambos se juraron no terminar, se irá debilitando.

Aunque, sin duda, la película es la viva representación del amor juvenil actual que no podía ser mejor interpretado por el dúo de actores, Pol Monen y María Pedraza, que dan un nuevo aire al cine español. Como anécdota, María, «instagramers«, consiguió el papel gracias a sus miles de seguidores en esta red social, que hizo despertar la atención del director por la joven. En la cinta, también, aparece Natalia Tena en un papel (madre de la protagonista) que no es acorde a su talento, y desaprovechado en escena. Y en un segundo plano, Greta Fernández, hija del actor Eduard Fernández, que poco a poco se está haciendo su hueco en el mundo del cine.

Habrá que ver si Amar, que se estrena el próximo 21 de abril, convence tanto como su historia y llega al público juvenil que tanto anhelan sus distribuidores.